Penne integralis con seitan y verduras

Normalmente sugiero cantidades abundantes en las recetas ¿el motivo? considero que es una buena forma de organizar el tiempo en la cocina, aprovechándolo al máximo de modo que se pueda utilizar parte de los ingredientes para la noche o para llevar, al día siguiente, una comida sana al trabajo, ya que muchos nos vemos obligados hoy en día a comer fuera de casa,  ahorrando tiempo y  dinero 😉 .

Preparación:
Cortar y lavar la verdura separadamente y mientras, poner una olla para la pasta, con agua a hervir.

En una sartén calentar el aceite con el diente de ajo, añadir  
primero el brócoli (si fuera necesario añadir una cuchara de 
agua). Saltear unos minutos e incorporar la zanahoria, remover,
y después de dos minutos incorporar las setas y el hesitan.

Seguir cocinando a fuego medio removiendo la sartén de vez en 
 cuando, con golpecitos de muñeca.

Incorporar las semillas, las hierbas aromáticas y la salsa de soja, seguir cocinando hasta que, pinchando con un tenedor, los ingredientes estén cocidos por dentro pero se mantengan crujientes.

Lo importante es que no pierdan su color y su textura, con lo cual es bueno mantener una temperatura del fuego constante, no remover con cucharas, y no incorporar demasiada agua. Puedes añadir una pizca de sal o salsa de soja a mitad de cocción, y las verduras y las setas irán desprendiendo su propia agua sin perder su textura.

Cuando empiece a hervir el agua de la olla añadir una cucharadita de sal y la pasta. Pasado los minutos necesarios de la cocción de la pasta, indicado por el fabricante, escurrir e incorporar la pasta a las verduras en la sartén.
Se puede añadir un poquito mas de aceite y salsa de soja y remover para que la verdura vaya incorporándose con la pasta.

Variaciones:

Para los que prefieren una pasta con una salsa mas liquida pueden optar por esta variación de la receta.
Saltear en la sartén las verduras sin los brócolis. Cocinar los bróculis separadamente en la olla de la pasta, antes de meter la pasta. Cuando el agua empiece a hervir, introducir los bróculis y cocinar unos cuatro minutos. Sacarlos y escurrirlos,  guardar dos cucharadas de la agua caliente, y proseguir con la cocción normal de la pasta,
Triturar los brócolis con la propia agua, precedentemente reservada, (si tienes puedes incorporarles unas aceitunas negras), con un poco de orégano y algunas semillas de girasol remojadas antes durante una media hora.
Servir la pasta con las verduras y la salsa de brócoli.

 
Si no tienes el seitán puedes preparar la misma receta con dados de tofu o con garbanzos, es una forma de  añadir una buena cantidad de nutrientes en un mismo plato: tenemos los hidratos de la pasta, las proteínas de los garbanzos, seitán y tofu y las vitaminas y minerales de las verduras.
 
Aromas: Como sugerencia aromática puedes utilizar el orégano y, si quieres crear un plato más exótico, te recomiendo que utilices el comino.